jueves, 1 de octubre de 2015

Restaurant L'Esculapi, Sant Martí d'Empúries, Girona

Juantxo nos recomendó este sitio en Sant Martí d'Empúries. Y oye, ¡gracias Juantxo! Muy muy a tener en cuenta. Eso sí, reservad. Está lleno hasta la bandera.

Aunque no está delante de la playa, está al lado. Puedes pegarte un bañito y luego ir a comer alegremente. Nos dieron la misma mesa que le dan a Juantxo cuando bien. Y si tratan tan bien a Juantxo como lo hicieron con nosotros, no nos extraña que vuelva. Nos sirvieron súper bien, rápido y correcto aunque estaba llenísimo dentro y fuera.




Y comimos muy bien: unas bravas, croquetas de marisco, alcachofas fritas y mejillones al vapor. Estos últimos no nos gustaron... ¡llevaban ajo! Deberían avisar. Los mejillones al vapor son al vapor.... sin nada más.




De segundo pedimos un rape que estaba espectacular y un bacalao con muselina de ajo que también triunfó. Las raciones son grandes. Nos partimos entre dos los segundos. Cayeron postres: coulant y crema catalana. Y todo con su vinito.

¿Cuánto nos costó? Pues 24 € por persona. Así que salimos de allí más contentos que unas pascuas. Y, claro, volveremos. ¡Cómo no!

L'Esculapi está en la Plaça major de Sant Martí d’Empúries y su Tel. 972770053. Esta es su web: http://www.lesculapi.com/

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Spaguetti carbonara

80 g de bacon
Aceite
3 Yemas de huevo
300 g de spaguetti

Es una receta tan fácil y tan buena que hay que probarla. Se supone que los italianos lo hacen así, aunque en Sicilia encontramos los carbonara con crema de leche...
En fin, hay que empezar haciendo el bacon, cortado a tiras pequeñas, con un poco de aceite en una sartén hasta que esté crujiente. Los 80 g van un poco a ojo. Al final, va al gusto. A nosotras no nos gusta que haya muchísimo bacon.



Luego hay que hervir los spaguetti, sacar el agua y volver a meter en la misma cazuela. A nosotras nos gustan los finitos. Son más buenos. Y cuando más italiana sea la pasta más buenos serán.

Después batimos las tres yemas de huevo y las mezclamos con el bacon y con los spaguetti en la cazuela, con el fuego bajito para que no se enfríen pero que no se quemen. Mezclamos todo bien y ya lo tenemos listo. Con un poco de queso están para llorar de emoción.

Ay qué buenos!!