jueves, 4 de diciembre de 2014

Restaurante Caminito, Formentera




Un argentino en tierras baleares. Sorprendente, sí. Lo más sorprendente es que el bife, ché, está rebueno. Las empanadas (las que se hacen al horno con su carne) están rebuenas también y, amigos, el dulce de leche con su crepe es… es… es… no hay palabras.



Está a la salida de Es Pujols. El sitio es enorme y es muy chulo. Nos gusta el sitio porque es original la propuesta. Basta ya de japoneses, chinos e italianos... ¡Argentinos, hombre, como Messi!



Ahora bien, cuando amaina el fervor llega la cuenta. Hay que decir que es carito. Cenamos por 45€ persona con vino.
Pero fuimos felices.
 

¡Esperamos que os guste! 

Restaurante Les Truites, Barcelona

Este restaurante se ha movido en su propio barrio (Sant Gervasi). Antes estaba en la calle Mahón y se han trasladado a la calle Arimón, ocupando el local que se llamaba El Ciervo.



Como su nombre indica su plato estrella son las tortillas, tienen 180 variedades (no todas cada día),
y te hacen un menú con nueve raciones variadas u otro con tres, pan con tomate, croquetas (muy buenas) y empanadillas. Puedes escoger lo que quieras.

La estrella de la casa es la tortilla de ibérico con croisant,  pero encuentras de berenjena con olivada, de patatas y calçots, de queso con sobrasada,  de camagrocs y también dulces como la de panellets.  Muy mediterráneo todo.

Los postres son caseros. Nosotros probamos el tiramisú y era buenísimo.

Con variedad de 3 raciones de tortillas, 2 croquetas, una empandilla y 2 cañas salimos por 16 € por cabeza.

Está en Arimón, 22 y el teléfono: 934180691

martes, 2 de diciembre de 2014

Puré de boniato

Hoy vamos tarde. Por eso os ponemos una fácil... por si aún tenéis que pensar qué cenar.
Esta receta es una tontería enorme pero es de aquellas cosas que te cambian un plato.
Estamos en plena temporada de boniatos y castañas y, al menos a  nosotras, nos encantan. Y nos gusta también comprar a las castañeras estos productos en la calle. Como los neoyorquinos con los hot dogs o los de Budapest con los calditos. Cada uno tiene sus tradiciones.



Bueno, el puré de boniato se hace muy fácil. Tienes que meter los boniatos en el horno (que ya esté caliente) envueltos en papel de aluminio  a 180º C durante una hora/ hora y media, según el tamaño. Esto es para que reblandezcan y mantengan su color. También se pueden hervir, pero pierden el color naranja.

Se dejan enfriar un poco y se pelan (se hace muy fácil y con las manos). Cuando ya los tenemos los ponemos en un bol, los chafamos bien y les añadimos una pizca de sal, pimienta y nuez moscada. Si queremos que la textura sea un poco más líquida le añadimos crema de leche.
Le damos forma con dos cucharas. Pasando la masa de una a otra hasta que queden como pelotitas o croquetas (esto se hace con las croquetas también).

Ya está. ¿A que es fácil? Para acompañar una carne a la plancha es buenísimo. Aquí os lo ponemos con un entrecotte de Girona que compramos en las Carnes Anna del Mercado de la Concepción. Las mejores.