miércoles, 23 de julio de 2014

Bar Tretze, Barcelona

 


Es un bar de tapas, o un restaurante de tapas y copas.  No es muy complicado. Una carta cortita y buena, para picotear con amigos y familia y luego tomarse una copa. Nosotras no llegamos a esta última fase, pero dicen que los Gin Tonics son buenos.
Fueran tienen unas mesitas  envueltas en arena de playa que tienen mucha gracia. Pero la terraza está siempre llena, así que hay que reservar con tiempo.
En fin, cenamos tabla de embutido con pan con tomate, quesos,  dados de salmón marinado (la tapa es muy pequeña) y pulpo a la gallega. Poco complicado pero muy bueno.  Los platos que veíamos pasar tenían buenísima pinta, así que es un sitio para volver.
El servicio encantador. Se olvidaron de nosotras y luego lo arreglaron con unas disculpas y una rapidez que nos hizo olvidar el mal pie del principio.
Cenamos bien y pagamos 25€  por cabeza con un vinito blanco muy apetecible en estos tiempos calurosos.
Este bar está en Major de Sarrià  115 y el teléfono es el 932506499

Pues hala, a disfrutar de la arenita de playa... sin playa.
 

martes, 22 de julio de 2014

Tejas con almendras


Hoy celebramos, con esta receta, el nacimiento de nuestra nieta y sobrina, Lua. Bienvenida a la familia, muñequita. Pronto podrás comerte estas galletas.


(para unas 30 unidades)

130 g de azúcar glas
70 g de mantequilla
90 g de claras de huevo (3 huevos)
85 g de harina
3 cucharadas de almendras laminadas

Introducir el azúcar en un bol, agregar la mantequilla previamente reblandecida, la harina y las claras de huevo y trabajar la masa con unas varillas hasta que quede homogénea.

Forrar la bandeja del horno con papel sulfurizado (o usar el rollo de Lekué). Con la ayuda de una cuchara, extender la masa sobre el papel formando círculos pequeños distanciados entre sí (porque si no se pegan) y repartir las láminas de almendra por encima sin superponerlas.

Introducir la bandeja en el horno precalentado a 170ºC y cocer durante 10-12 minutos o hasta que los bordes de las galletas empiecen a dorarse.

Retirar del horno, dejar enfriar unos 15 segundos y levantar las galletas con la ayuda de una espátula metálica. Si queremos que cojan forma redonda colocarlas sobre una botella para que la masa quede curvada.

Conservar las galletas en cajas metálicas para protegerlas de la humedad y que no se reblandezcan. Se conservarán en perfecto estado durante unos 4-5 días.

En las fotos, Inés y Joan que nos ayudaron a hacerlas, pusieron nombres de colores en las galletas. Fue muy divertido. Luego nos las comimos todas… Sobre todo Joan…